Un diseñador Argentino en la Feria

Entrar en los 26 pabellones fue una experiencia única, especialmente este año. Uno sentía que sería difícil abstraerse de la tensión provocada por la guerra vecina en Yugoslavia. Tanto el tránsito totalmente alocado a causa de la enorme cantidad de visitantes como los cientos de pasacalles que daban cuenta de otros tantos eventos paralelos a la muestra hacían sentir que permanentemente pasaban cosas que se iban sucediendo sin que uno pudiera asimilarlas. Pero la tregua llegaba en el mismo instante en el que se ingresaba en la Expo.

Esta entrada fue publicada en Diseño de interiores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>