Estilo imperio para muebles

Estilo imperio para muebles

Dado que se trataba de una tendencia de retorno a lo antiguo, aplicada de manera rápida y obligada, sin evolución paulatina y natural, el resultado fue un estilo elaborado artificialmente, cuya finalidad era la de subrayar el poderío del imperio napoleónico. Se implantó rápidamente y alcanzó su mayor apogeo entre los años 1804 y 1813, pero siguió vigente hasta 1823. Se caracteriza, sobre todo, por sus motivos y detalles ornamentales, tallados o fundidos en bronce, de carácter marcadamente militar: águilas, yelmos, escudos, garras de león, esfinges, coronas de laurel… junto a otros, como liras y rosetones, que convivían con el cisne y la abeja, emblemas de Josefina y Napoleón, y la «N» del emperador.

Todos estos elementos ornamentales se distribuían simétricamente y atendiendo a una serie de reglas fijas de composición. Primaron las telas de oro, plata y los brocados. Bajo la influencia de Josefina se pusieron de moda los colores suaves, como el malva, el rosa, el verde claro, el blanco… desplazados, hacia el final, por el carmesí, el bermellón y el amarillo oro.

Esta entrada fue publicada en Muebles modulares y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>