Tratamiento básico de una piscina

Tratamiento básico de una piscina

Cuando se programa el tratamiento básico de desinfección del agua con productos químicos hay que procurar que el agua tenga el máximo equilibrio posible. Éste equilibrio corresponde a unos parámetros estándares: pH acidez: entre 7,2 y 7,6; alcalinidad total: entre 80 y 140 ppm (mg/l); dureza: de 200 a 400 ppm (mg/l). Hay en el mercado una gran variedad de productos, compuestos y presentaciones para el tratamiento químico del agua de las piscinas. Entre los distintos sistemas de vigilancia y control del agua están: el cloro y sus compuestos, el ozono, el oxígeno activo, el bromo, la electrólisis salina rayos ultravioletas, electrodos de cobre y plata en el circuito y Polímero de Hexametileno Biguanida.

Entre los más usados están el cloro y sus compuestos, una solución con una buena relación eficacia/precio, pero que deja un ligero olor y puede producir reacciones alérgicas, irritación en ojos y piel si no se mide y se aplica con exactitud. Otro método de desinfección altamente efectivo es el tratamiento por Ozono, que se realiza a partir de equipos de células eléctricas con irradiaciones, transformando el oxígeno del aire en ozono. Este desinfectante es muy eficaz contra la presencia de amebas, y no deja ni sabor ni olor en el agua.

Esta entrada fue publicada en Jardines y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>